¿Es posible que en un terremoto el suelo se comporte como líquido? Entérate aquí…

Los terremotos fuertes pueden tener muchos tipos de consecuencias en la región que se ve afectada. La sacudida puede provocar la caída de edificios, deslizamientos de tierra, e incluso tsunamis. La licuefacción también es una de ellas, veamos de que se trata.

Licuefacción en puente tras terremoto con epicentro en Quellón (2016).

El fenómeno de la licuefacción es uno de los fenómenos naturales más dramáticos y destructivos. Donde el suelo se comporta prácticamente como líquido.
La licuefacción del suelo consiste en la pérdida de consistencia del terreno y de la fuerza que este tiene para soportar grandes cargas, es decir que el suelo se convierte en algo así como unas arenas movedizas en las que los edificios se pueden llegar a hundir más de un metro. Este proceso tiene lugar en terrenos arenosos o limosos (material fino del suelo) con un tamaño de grano que apenas tiene variación y que se encuentran saturados de agua. La capa afectada, además, se encuentra por lo general a menos de 10 metros de profundidad, es por ello que el riesgo geológico cuando se produce este fenómeno es mucho mayor.

  • ¿Cómo se origina la licuefacción del suelo por un terremoto?
Para que se origine una licuefacción del suelo, este tiene que verse sometido a algún tipo de estrés o movimiento rápido, tal como pueden ser las ondas sísmicas. Estas provocan una rotura del terreno que deforma su estructura y provoca que los huecos entre las partículas, rellenos con agua, se cierren más. Esto origina, a su vez, que la presión que ejerce el agua en el suelo aumente y la resistencia a movimientos disminuya hasta el punto de que si el terreno no es capaz de sostener las edificaciones que se han levantado sobre él, este ceda y provoque daños de diversa intensidad en carreteras, puentes o edificios. De esta forma, este fenómeno tiene como consecuencia que un suelo con características de sólido pase a tener características viscosas o semilíquidas.



Eso fue precisamente lo que pasó en uno de los terremotos más catastrófico ocurrido en noviembre de 1964 en Niigata, Japón. Donde el suelo se comportó como si de un líquido se tratara. La siguiente es la imagen del terremoto en Niigata, Japón.

La imagen no está retocada, el edificio está perfectamente, no se rompió la estructura en ningún momento, en cambio el terreno sobre el que está situado sobre depósitos sedimentarios de una densidad baja, y un nivel freático (el nivel al que está el agua dentro del suelo) cercano a la superficie por lo que al producirse el terremoto, éste provocó que toda la tierra se removiera y se saliera parte del agua, eso unido al gran peso de estos edificios hizo que disminuyese la altura del suelo y que el edificio se volcase.






Video grabado durante el terremoto de Niigata, Japón en 1964.

Otros videos:
Licuefacción tras terremoto en Japón (2011).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*