Fuertes movimientos del mar: ¿cuándo una ola pasa a ser tsunami?

Hasta hace algunos años atrás, en los países de habla hispana se utilizaba la palabra maremoto para designar cualquier evento en que el mar penetraba hacia las costas de continentes e islas en forma violenta; hoy, además, se utiliza la palabra tsunami, acuñada por la comunidad científica a mediados del siglo XX con el fin de tener un vocablo que les permitiera ponerse de acuerdo en sus reuniones y escritos académicos sobre este tipo de fenómeno.
Japón fue el primer país del mundo en asignar un nombre a estas olas gigantescas, llamándolas tsunami, término que utilizan desde el año 600 d. C. este vocablo proviene de “tsu”, que indica bahía o puerto, y “nami”, que significa ola.


Los tsunamis son una serie de olas que se originan principalmente en el mar, debido a una causa externa que impulsa y desplaza verticalmente la columna de agua, formando un tren de ondas largas en un “periodo” que va desde varios minutos hasta una hora. Estas olas o tren de olas se propagan a gran velocidad en todas direcciones desde su origen hasta las costas. Al llegar a ellas alcanzan grandes alturas y descargan su energía en la tierra, produciendo inundaciones y cambios en la fisonomía del terreno debido a erosión. Al afectar asentamientos humanos costeros pueden causar una gran destrucción, con pérdida de vidas y daños materiales.


En forma simple, se puede decir que los tsunamis son olas enormes en la costa, con longitudes de onda de hasta 100 km y que viajan a velocidades de 700 a 1000 km/h en el océano abierto. En alta mar, la altura de la ola es pequeña, incluso imperceptible para embarcaciones de todo tipo, pero cuando llegan a la costa, al rodar sobre el fondo marino, pueden sobrepasar los 30 metros. El tsunami está formado por varias olas que llegan separas entre sí por unos 15 a 20 minutos. La primera no suele ser la más alta, sino que es muy parecida a las normales. Después se produce un impresionante descenso del nivel del mar, seguido por la primera ola gigantesca y a continuación por varias más. La falsa seguridad que suele dar el descenso del nivel del mar ha ocasionado muchas víctimas entre las personas que, imprudentemente, se acercan por curiosidad u otros motivos a la línea de costa.

Fórmula de velocidad de un tsunami (m/s):  (9.8 m/s2 * profundidad (metros))

Editor: Central Temuco.

2 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*