Sernageomin declara alerta amarilla por actividad del Volcán Villarrica

El organismo técnico ha considerado que el área de mayor afectación en el escenario actual, corresponde a un radio de 1 km desde el centro del cráter.

Esta mañana, el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) informó a través del Observatorio Volcánico de los Andes del Sur (OVDAS), el cambio de la alerta técnica volcánica del Volcán Villarrica a nivel Amarillo. En particular, desde el 15 de noviembre del año en curso, se ha detectado un incremento paulatino en los parámetros de monitoreo, lo que refleja un aumento de los procesos internos y en consecuencia se observa una actividad superficial más notoria.

Asimismo, la energía de la señal sísmica continúa la tendencia al alza, mientras que  el registro de la sismicidad volcano-tectónica localizada en torno al edificio volcánico, al igual que el  incremento de las anomalías térmicas satelitales -recordemos que hace unos días el MIROVA en una de las alertas de VRP al macizo, cifró la anomalía en 82 MW, la más alta del año, considerada moderada-alta- han ratificado la presencia en superficie del lago de lava y la mayor exposición de éste, generando explosiones menores a nivel del cráter, las que han sido detectadas a través de la red de monitoreo y de diferentes técnicas instrumentales y visuales.. Lo anterior puede potencialmente generar emisión de ceniza y de piroclastos balísticos (spatters de lava de alta temperatura) en las inmediaciones del cráter.

Al respecto, el Director Nacional de Sernageomion, Mario Pereira, informó que “este volcán es monitoreado con 9 estaciones sismológicas, 4 GPS, 2 inclinómetros, 4 cámaras IP, 1 cámara IR, 1 micrófono de infrasonido, 2 DOAS y una cámara Multigas, de manera que los especialistas cuentan con tecnología adecuada para el seguimiento de la actividad volcánica. Lo importante es que las diversas instituciones del Sistema de Protección Civil cuentan con información técnica de lo que está sucediendo, incluyendo el mapa de peligros potenciales”, aseveró la autoridad.

Según la definición de Sernageomin, el nivel de alerta Amarillo implica “variaciones en los parámetros derivados de la vigilancia que indican que el volcán está por encima de su umbral base y que el proceso es inestable, pudiendo evolucionar aumentando o disminuyendo estos niveles. Pueden registrarse fenómenos como: enjambres sísmicos (algunos de ellos perceptibles), emisión de ceniza, lahares, cambios morfológicos, ruidos, olores de gases volcánicos, entre otros; que pueden alterar la calidad de vida de las poblaciones en la zona de influencia volcánica”.

Niveles de alerta volcánica. Fuente: Sernageomin

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*