Category Archive Memorias

PorCentral de Temuco

Sismo en Valparaíso en Agosto de 1906 y su “mito de predicción”

Exactamente el 16 de agosto de 1906 a eso de las 19:55 hora local ocurrió un fuerte sismo en que sacudió principalmente a la ciudad de Valparaíso, su epicentro tuvo lugar en las costas de Valparaíso, (sismo interplaca: ocurre en donde están en contacto las placas que convergen), a una profundidad de 25 km y tuvo una magnitud de 8,2 Mww (energía liberada), sin embargo, en la escala de Mercalli tuvo una intensidad de IX (percepción del sismo), por lo que fue muy catastrófico.
Pero, ¿qué es eso del mito de la predicción?
Como antecedente de este sismo sin duda el que surge primero al hablar de él es su mito de la presunta “predicción”, efectivamente, existió un “pronostico” realizado por el entonces Jefe de la Sección de Meteorología de la Armada de Chile, Capitán de Corbeta Arturo Middleton Cruz, el 6 de agosto de 1906, basándose en ideas astrológicas de Alfred Jopling Cooper.
El 6 de enero de 2013 se publicó en Alemania un trabajo donde se abordó esta leyenda, por primera vez desde el punto de vista histórico y científico, enfoques hasta ahora inexistentes sobre lo escrito al respecto.
Esta investigación Mostró en el preliminar del 2013 que el asunto de la predicción no es más que una historia tergiversada, que fue y sigue siendo mal contada, omitiendo una gran cantidad de hechos y publicaciones. En particular, han hablado de la supuesta “Teoría de Cooper”, algo que nunca existió, ya que las ideas de Cooper solo fueron un montón de disparates enredados.
En esta investigación (2013) además se señaló “los hechos encontrados bajo el mito nos hacen meditar sobre otras realidades, como por ejemplo sobre los nuevos profetas que existen en la actualidad, sobre la desinformación que producen algunos medios de comunicación, y también acerca de la necesidad y sobre todo la responsabilidad que tenemos en reflexionar más, antes de creer rápidamente las historias que nos cuentan”.
En el 2015 se terminó la investigación y se señaló “El estudio de la ocurrencia de los eventos geológicos es un asunto que le compete a la ciencia. Por lo tanto, uno de los objetivos del presente volumen, es advertir acerca del cuidado que se debe tener al pretender formarse una opinión sobre estos temas a través de lo publicado por la prensa, historiadores o fuentes académicas que no poseen conocimientos de ciencia ni la prudencia de escribir en colaboración o con un asesoramiento adecuado”. Y en efecto, en la obra el autor muestra una serie de referencias científica e históricamente incorrectas, publicadas entre 1901 y 2015.

Fuente de investigación: Giordano, José Luis (2013). La predicción del terremoto de 1906, ¿ciencia o fantasía? Una aproximación a la historia perdida bajo la leyenda del Capitán Middleton.

PorCentral de Temuco

Efemérides: Terremoto de Valdivia de 1575

Un 16 de diciembre, hace 440 años, un sismo magnitud 8.5 seguido por un tsunami afectó la ciudad de Valdivia. El sismo ocurrió a las 14.30 hrs, y sus coordenadas epicentrales fueron -39.800 Latitud y -73.200 Longitud. Para los sismólogos la importancia de este sismo radica en “que es uno de los primeros megaterremotos reportados (de forma escrita) en Chile. Genero importantes daños en la infraestructura local de la época y un tsunami destructor, con características similares a las observadas durante el megaterremoto de 1960″, explica Mario Pardo, subdirector del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile.

 

EFEMÉRIDES SÍSMICAS: TERREMOTO DE VALDIVIA 1575

 

DESCRIPCIONES DEL GRAN TERREMOTO:

1575, Diciembre 16, 3:00 p.m., aproximadamente. Primer Terremoto de Valdivia. Los Territorios Indios al sur del Río Bío Bío consistían en cinco puestos fronterizos: Imperial, Valdivia, Villarrica, Osorno y Castro. Los cinco quedaron reducidos a ruinas por el gran terremoto de 1575. Según informaciones del Gobernador de Valdivia y el Gobernador de Chile, hubo en Valdivia más de 20 muertos, un número enorme si se considera la naturaleza y el tamaño de la población. Se abrieron grietas y rajaduras en el suelo durante el temblor principal y algunas de las réplicas más fuertes. El tsunami azotó a Valdivia poco después del terremoto, ‘mientras la tierra continuaba temblando todavía’, es decir, durante las réplicas iniciales. Una gran olada en el Río Valdivia fue descrita así: ‘La tierra seguía temblando después de un cuarto de hora cuando se observó algo insólito en el gran río donde los vapores entran ordinariamente sin peligro: en determinado sitio las aguas se partieron, corriendo unas hacia el mar y las otras río arriba y dejando el fondo descubierto de modo que se podían divisar las piedras del lecho’. Montessus de Ballore encuentra esto ‘difícil de creer’, pero el fenómeno se repitió en el mismo lugar y en la misma forma el 22 de mayo de 1960.

El tsunami causó enorme destrucción a lo largo de toda la costa del sur de Chile hasta Concepción, donde las amplitudes decrecieron demasiado para causar daños. Se ahogaron aproximadamente 100 indios en las costas de La Imperial, al norte de Valdivia, donde existen poblados indios aún hoy. Grandes derrumbes de tierra obstruyeron la salida del Lago Riñihue. Estos derrumbes causaron rebalses a fines de abril de 1576, ahogándose más de 1200 indios y mucho ganado a consecuencia de la inundación, pero la población de Valdivia se salvó gracias a las previsiones del Comandante, quien había hecho evacuar con anticipación todas las casas situadas en lugares bajos.

La descripción y extensión de los daños del terremoto y el tsunami concuerdan de cerca con los efectos observados el 22 de mayo de 1960. La magnitud calculada es de 8 ½.

Fuente:  Geofísica Panamericana (1971), el capítulo Grandes Terremotos y Tsunamis en Chile escrito por el Dr. Cinna Lomnitz.

existen otras descripciones como la  Carta del Cabildo de Nueva Imperial al licenciado M.Calderón, en la cual se describen los daños provocados por este sismo, daños en ciudades como Villarrica, Osorno y Valdivia (Publicada en: Colección de Documentos Inéditos para la Historia de Chile, Segunda Serie, vol. II 1573-1580, Fondo Histórico y Bibliográfico J.T. Medina, Santiago, 1957, pp.217-219).

además de una carta de Pedro Feyjó al licenciado M. Calderón, fechada en Valdivia el 28 de diciembre de 1575, en la cual se describe el sismo así:

Ilustre Señor. El viernes pasado que fueron 16 de éste, dos horas antes que anocheciese tembló la tierra en esta ciudad y hubo un terremoto que creo yo jamás tal se ha visto, fue de suerte que ninguna casa, iglesia ni monasterio quedó en pie que dentro de un cuarto de hora no se arrasase todo por el suelo, algunas gentes murieron, aunque según ello fue yo pensé que todos íbamos, porque no hubo hombre que se pudiera tener en pie, abriose la tierra en tanta manera que parecía que a todos nos quería tragar, el río grande de esta ciudad en lugar de correr hacia el mar corría hacia arriba con tanto ímpetu que no he visto yo correrle hacia abajo por ninguna parte tan recio, fue Nuestro Señor servido que la laguna donde manaba cayese un cerro sobre la boca del desaguadero y lo tapó de tal suerte que no corre agua por el río. Dos navíos que estaban en este puerto para el Perú casi despachados, aunque se halló en ellos mucha gente de marineros que los cargaban de madera, no pudieron remediarlos, que entrambos se perdieron (…). Los indios no han querido venir a servir al puerto por miedo de la mar, que dicen los ha de comer a todos y aquí se ha hecho por cierto que el repartimiento de doña Esperanza, que estaba junto al mar, se le han ahogado mas de mil ánimas (…) y en esta ciudad nos velamos (…) no se suelte la laguna toda el agua de golpe y nos ahogue aquí a todos. Lo mismo que digo de esta ciudad hay que decir de la Imperial, la Rica y Osorno, que todas quedaron sin ningún edificio.

 

IMPORTANCIA DEL REGISTRO DE ESTOS EVENTOS:

Es de vital importancia para la Sismologia contar el registro de este tipo, ya que conlleva a un estudio más amplio de sismos en el territorio nacional, se puede pensar que eventos sísmicos pueden llegar a ser cíclicos y ocurrir con un periodo repetido de tiempo, en el caso de la zona sur de nuestro país, algunos expertos afirman que los terremotos grandes tienden a repetirse cada cierto tiempo, sin embargo el registro no es tan “amplio” y por ende no permite generar un buen estudio y contemplar una buena evidencia.

LO QUE OBSERVAMOS HOY EN DÍA DEBIÓ OCURRIR DE LA MISMA FORMA EN EL PASADO ¿ QUE DICE LA GEOLOGÍA DE ESTO ?

UNIFORMISMO: En filosofía de la ciencia, es el principio según el cual los procesos naturales que actuaron en el pasado son los mismos que actúan en el presente y con la misma intensidad.

este cambio en el pensamiento y entendimiento de los procesos que actúan en el planeta tierra, dio paso a la Geología Moderna, El uniformismo hunde sus raíces filosóficas en la antigüedad, pero fue refinado y popularizado por científicos británicos de los siglos XVIII y XIX.

impulsor de esta nueva filosofía y entendimientos de los procesos geológicos fue James Hutton, el cual es conocido como “El padre de la Geología moderna”.

      James Hutton  fue un geólogo, médico, naturalista, químico y granjero experimental escocés.

 

Fuente: Centro Sismológico Nacional (CSN).

 

 

 

 

PorAdministrador Sismología Chile

Se cumplen 139 años del devastador terremoto que afectó a Colombia y Venezuela



El Terremoto de Cúcuta de 1875 (o Terremoto de los Andes) ocurrió el 18 de mayo de 1875 a las 11:15:11 AM de magnitud Mb 7,3. Su epicentro fue la ciudad colombiana de Cúcuta, sin embargo también afectó a su área metropolitana así como al vecino estado venezolano de Táchira.

En este día la ciudad de Cúcuta (así como los municipios metropolitanos de Villa del Rosario, Los Patios, San Cayetano y El Zulia) y los vecinos pueblos venezolanos de San Antonio del Táchira y Capacho fueron destruidas totalmente por este catastrófico terremoto que asoló esta área fronteriza de los dos países.
Además causó graves daños en las poblaciones venezolanas de San Cristóbal, La Mulera, Rubio, Michelena, La Grita, Colón, entre otras, y fue sentido en Bogotá y Caracas.
Villa del Rosario era una población histórica y tranquila. En 1821 se había reunido en la sacristía de su iglesia, a medio construir, los miembros del Primer Congreso de la Gran Colombia. Aún se observa los restos de la iglesia que se colapsó durante el gran movimiento sísmico, las casas de esa época en la zona eran del más puro estilo colonial español, con teja de barro, muros de tapia y patios interiores, se puede afirmar que no quedó ninguna en pie.
Tres o cuatro sacudidas precedieron al terremoto durante los días anteriores, y tal fue la magnitud de éstos que según los testigos de la época las sacudidas llegaron a agrietar los muros y arrojar al suelo objetos de las mesas, la noche anterior al terremoto; el paso de un bólido o bola de fuego que recorrió de Norte a Sur una vasta extensión del cielo rosariense, presagio para los pobladores de la villa que algo malo se les avecinaba, éstas fueron suficientes alarmas para los habitantes de la zona, que algunos tomaron previsiones, ya que temían una gran desgracia.
Uno de los testigos refiere así: La primera sacudida, anotando que era domingo por la tarde, 16 de mayo de 1875, (dos días antes del terremoto): “Caminábamos a lo largo de un amplio corredor, cuando de repente oímos un ruido como el de gente que corre huyendo de un toro salvaje. Caminamos en medio de vibraciones que en vez de inspirarnos terror nos dieron un sentimiento agradable”.
La segunda sacudida sorprendió a los habitantes el lunes 17 de mayo, a las 5.00: pero menos intensa que la primera, haciendo correr nuevamente a la gente a los patios y jardines.
Hubo otra sacudida en la tarde de ese mismo día, y quizás otras dos más la víspera de la catástrofe. Por eso el pueblo de la Villa de Cúcuta estaba aterrado por los temblores.

El gran terremoto, ocurrió el día martes 18 de mayo de 1875 a las 11.15 AM ya que ésa fue la hora que quedo marcada en el reloj de la iglesia de Cúcuta se encontró marcado aún la hora fatídica.
Testigos refieren sin exageración, duró entre 40 y 50 s y que hubo tiempo para varios viajes desde el interior de la casa a la calle, con el fin de rescatar a los niños y enfermos.
Acerca en el número de víctimas hay algunas exageraciones, algunos dicen que hubo unos 2.000, otros dicen que la lista de muertos en solo Cúcuta era de 900 a 1.000. Sin embargo el número de cadáveres sacados de las ruinas y contados fueron: 253, hombres: 208, mujeres total: 461, más no se contabilizaron los muertos de las poblaciones vecinas en un radio de 80 km, que quedaron sepultados bajo los escombros de las casas, poblaciones como la Villa del Rosario, San Luis, Arboledas, Salazar de Las Palmas, Gramalote, Bochalema; y San Faustino en Colombia y de San Antonio, Capacho, San Cristóbal, La Mulera, Rubio, Michelena, La Grita, Colón en Venezuela cayeron las casas y hasta a más de 100 km de distancia como en Chinácota y más allá de Mérida hubo grandes daños además fue sentido a gran distancia como en Bogotá y Caracas, donde fue sentido como un sismo de mediana intensidad que alarmó a sus pobladores, además el terremoto del Táchira derrumbo numerosas casas e ingenios (molinos) de haciendas y de fincas que quedaron totalmente destruidas como también los patios de secado del café todos agrietados y partidos al igual de los sistemas rudimentarios de regadío de las numerosas plantaciones de la época.
Fue tan la magnitud del evento sísmico que afloraron aguas termales en los sitios hoy conocidos como “Agua Hedionda”, bautizada así por sus olores sulfurosos y se encuentra ubicada en “El Recreo” en la antigua carretera de “Capote” a “Las Dantas” cerca de “La Mulera” vía carretera de San Antonio a Rubio existe otro afloramiento llamado “El Tampaco”, ubicado en el “km 17” de esa misma carretera en el sitio conocido como “Las Adjuntas”, otra fue la de “Aguas Calientes” lugar cercano a Ureña, a 370 msnm, en el sitio se construyó un balneario terapéutico y un reconocido hotel que lleva el nombre de Hotel Aguas Calientes.
Los testigos concuerdan todos con una de las características de una espesa nube de polvo, que envolvió las poblaciones producto de la caída de las paredes de tierra pisada, adobes y tapias como los techos de caña brava y tejas, que duro muchas horas en el ambiente ya que no soplaba viento alguno además de un calor sofocante que se sintió después del terremoto.
 Fuente. Wikipedia: Terremoto de Cúcuta de 1875