Category Archive Sismología

PorCentral de Melipilla

Descubren los indicios de terremotos que han afectado a las costas de Chile durante los últimos 9.000 años

Un equipo científico ha descubierto la huella geológica de los terremotos y tsunamis que han afectado a la región de Aysén (Chile) desde hace más de 9.000 años. La nueva investigación contribuirá a mejorar la evaluación del riesgo sísmico en una amplia zona del continente americano afectada por sismos de distinta intensidad, y ha sido dirigida por los expertos Galderic Lastras, profesor de la Facultad de Ciencias de la Tierra y miembro del Grupo de Investigación Consolidado Geociencias Marinas de la Universidad de Barcelona (Catalunya, España), ​​y Maarten van Daele y Katleen Wils, del Centro Renard de Geología Marina, del Departamento de Geología de la Universidad de Gante (Bélgica).

Publicado en la revista Journal of Geophysical Research: Solid Earth, el trabajo ha permitido elaborar el primer registro paleosismológico de la zona de falla de Liquiñe-Ofqui (LOFZ), una megaestructura geológica de gran complejidad que atraviesa el sur de Chile y que está relacionada con la actividad sísmica en el país andino.

La zona de fractura LOFZ, que se extiende a lo largo de más de 1.000 kilómetros en dirección norte-sur en Chile, es una megaestructura geológica implicada en el vulcanismo activo y la formación del relieve en este país andino. Es una región de peligro sísmico, con volcanes activos -como el Macá, el Hudson y el Mentolat- y relieves escarpados que pueden amplificarr los efectos de los fenómenos geológicos más violentos.

En esta zona, el fiordo de Aysén es un modelo de referencia para estudiar procesos geológicos -sismos, tsunamis, etc.- que pueden ser una amenaza para la población local. Tal como explica Galderic Lastras, «el fiordo de Aysén está atravesado por este gran sistema de fallas (LOFZ) que da lugar a terremotos locales de magnitud moderada, como la crisis sísmica de 2007». El sismo principal de esta crisis -de magnitud 6,2- causó decenas de deslizamienientos y un tsunami local, con víctimas mortales y daños importantes en piscifactorías.

«Este fiordo, además, esta relativamente cerca del límite de convergencia entre las placas tectónicas Sudamericana y de Nazca, una zona de subducción sísmicamente muy activa que genera terremotos de gran magnitud», indica Lastras, experto en cartografía submarina y jefe de la campaña oceanográfica DETSUFA que cartografió la huella geológica de los deslizamientos submarinos en Aysén.

Cuando se produce un terremoto -moderado o intenso- los taludes de las montañas que rodean el fiordo de Aysén pueden desestabilizarse. Las masas de tierra y piedras pueden desprenderse y resbalar por las pendientes hasta llegar al fiordo, causando tsunamis locales con un gran riesgo asociado para la población, ya que el tiempo para enviar una alerta es extremadamente corto. La huella geológica de los desprendimientos -acumulados en el fondo del fiordo y separados por sedimentos fluviales- es visible hoy en día en eel registro sedimentario.

Según explica Maarten van Daele, investigador posdoctoral experto en depósitos sedimentarios generados por corrientes de turbidez, «la fuerte sacudida sísmica activa los desprendimientos terrestres y subacuáticos. Estos materiales quedan enterrados en el fiordo y los podemos localizar utilizando métodos geofísicos. En el estudio, también hemos recuperado testigos de sedimento, que nos permiten datar los desprendimientos mediante el análisis de radiocarbono en la materia orgánica contenida en el sedimento».

En combinación con otras técnicas geofísicas —sísmica de reflexión, geoquímica de cenizas volcánicas, etc.-, el equipo científico ha elaborado el primerr registro paleosísmico de la zona de falla de Liquiñe-Ofqui. «Por primera vez -detalla Van Daele- tenemos una idea aproximada de las tasas de recurrencia de terremotos a lo largo de esta falla. Aunque sería necesario realizar más estudios similares a lo largo de la falla, este es un avance importante para mejorar la evaluación del riesgo sísmico en la región».

Los terremotos pueden desestabilizar los taludes y generar desprendimientos de tierra y rocas, pero en ellos participan otros factores -por ejemplo, una estación lluviosa- que pueden favorecer la inestabilidad ddel suelo. Por ello, aunque los expertos han podido identificar la señal de diez terremotos en el fiordo de Aysén -incluido el más reciente, de 2007-, el número de episodios violentos es seguramente superior, ya que no todos los terremotos causan un deslizamiento significativo.

Según explica Katleen Wils, investigadora predoctoral de la Universidad de Gante y primera autora del estudio, «sabemos que estos desprendimientos se produjeron por un desencadenante común: un terremoto. En la región de Aysén, la principal fuente de riesgo sísmico proviene de la falla LOFZ -más que de la zona de subducción- y hemos podidoido constatar episodios de intensidades similares a la de 2007 -de nivel IX en una escala I-XII- que correspondenden a episodios violentos y daños considerables».

Según los datos, seis de los episodios analizados tuvieron lugar en el fiordo durante los últimos 9.000 años, mientras que los cuatro restantes son aún más antiguos. «Todo esto indica que existe un peligro sísmico significativo en la región, que está causado tanto por la zona de subducción como por la LOFZ», apunta Wils, experta en geofísica y en el estudio de la estabilidad de los fondos oceánicos.

No obstante, si bien la sucesión temporal de los terremotos registrados en el fiordo de Aysén está clara, «no es posible tener una idea demasiado precisa de su magnitud», advierte Galderic Lastras. «Sin embargo, uno de los eventos identificados -como mínimo- tiene una edad similar (1.900-2.100 años antes del presente) a la de un depósito de tsunami descrito en el lago costero de Huelde, en la isla de Chiloé, y a la de una turbiditas del lago Riñihue. Poder identificar señales de un episodio en puntos relativamente alejados es un indicio de un posible terremoto de gran magnitud, que probablemente se ha originado en la zona de subducción».

Tal y como apuntan los autores, las conclusiones revelan que la LOFZ es un sistema de fallas activo que debería ser caracterizado con más detalle en futuras investigaciones, para poder ampliar los resultados obtenidos en el laboratorio natural del fiordo de Aysén.

El registro paleosismológico de más de 9.000 años en el fiordo de Aysén es un testimonio excepcional de la historia geológica de la región. Comprender en qué momento se han producido los terremotos en el pasado es imprescindible para hacer un pronóstico de la tasa futura de ocurrencia de sismos. En una región como la de Aysén -deshabitada hasta mediados del siglo XIX pero sísmicamente activa por su configuración geológica- el registro histórico es inexistente.

Ante la incertidumbre, la investigación geológica es una herramienta imprescindible para contar la historia no escrita de los episodios más violentos que sacudieron la región. «Es importante conocer tanto como sea posible la actividad paleosísmica de la región. Esto implica, por tanto, aplicar la tecnología y los conocimientos científicos más indicados para mejorar las valoraciones del riesgo sísmico y mitigar los efectos de las catástrofes naturales en beneficio directo de toda la sociedad», apuntan los autores.

Fuente: U. de Barcelona

PorCentral de Temuco

Fósiles marinos en la cordillera de los Andes, ¿cómo llegaron a situarse en la cordillera?

Cuando uno se encuentra en las cercanías de la cordillera de los andes y mira en el suelo los fragmentos de rocas caídos de los acantilados cercanos es frecuente encontrar fósiles, pero no cualquier tipo de ellos, sino que fósiles marinos. ¿Cómo llegaron esos organismos marinos a la cordillera de los Andes?

Para responder a esta pregunta, debemos remontarnos en el tiempo a la separación de gondwana, Sudamérica tuvo un movimiento hacia el oeste, durante el cual, se enfrentó a una placa oceánica, con lo cual se inició el proceso de subducción, es decir, el hundimiento de la placa oceánica, más densa, bajo la placa continental, más liviana. “Cuando la placa que subduce llega a una profundidad a la cual se empieza a deshidratar, el agua liberada produce la fusión de la parte superior del manto dando origen a volcanismo.”

la placa oceánica a la cual se enfrentó el continente sudamericano era muy densa, por lo que tendió a descender rápidamente con un ángulo de inclinación bastante alto. “Por lo tanto, la resistencia que esta placa ejercía contra el margen continental era muy escasa, prácticamente nula, favoreciendo condiciones extensionales (es decir la apertura de la corteza).” En este periodo, el volcanismo producido por la deshidratación de la corteza oceánica se ubicó en lo que hoy es la Cordillera de la Costa. En ese momento el paisaje debió consistir en una serie de volcanes más o menos alineados a lo largo de una franja y, como existían condiciones extensionales, detrás del cordón volcánico se formó una cuenca (depresión en la superficie de la tierra) y ese terreno fue hundiéndose hasta más abajo que el nivel del mar. En ese momento el mar pasó a través del cordón de islas volcánicas e inundó las regiones deprimidas del borde occidental del continente “Esto determinó la presencia de un mar de poca profundidad al este del codón volcánico, en esa corteza que había sido extendida y que por ese motivo se encontraba bajo el nivel del mar.” En este mar vivieron diferentes especies marinas, la cuales al morir dejaron su restos o esqueletos, que gradualmente fueron cubiertos por sedimentos y de esa manera fosilizados luego de un largo tiempo y que dan cuenta de estos procesos.

cuando la placa oceánica que enfrentaba el borde de Sudamérica comenzó a hacerse más joven y se volvió menos densa, el ángulo de subducción disminuyó (con ello se acabaría el régimen extensional). La placa pasó a tener ahora una menor inclinación, más parecida a la que existe en la actualidad. Esto, sumado a una aceleración en la actividad volcánica y en la generación de corteza oceánica en las dorsales o cordilleras del océano Pacífico (Proto-Pacífico), “produjo, a mediados del periodo Cretácico, un episodio de fuerte compresión, gran deformación y consiguiente alzamiento (generación de relieve, o sea, la formación de una cordillera). Denominamos este evento fase orogénica Peruana”. El alzamiento provocó una modificación completa de la geografía de la época, lo que era mar interior emergió y quedó expuesto a la erosión. El menor ángulo de subducción provocó el desplazamiento de la actividad volcánica y el nuevo cordón volcánico y montañoso se ubicó hacia el este del anterior. A partir de ese momento prácticamente no volvió a entrar mar en nuestro territorio.”

Desde este episodio hasta la actualidad la interacción entre la placa oceánica que enfrenta al continente y la placa Sudamericana no ha cambiado mucho, y aunque han habido épocas durante las cuales la intensidad ha variado, siempre se ha mantenido dentro de un régimen compresivo. Este largo tiempo de compresión y alzamiento en nuestro territorio llevó a que las rocas que contienen a los fósiles formados en la cuenca marina de tras arco se alzaran y quedaran expuestos en lo que actualmente es la parte más alta Cordillera de los Andes de esta región configurándose el paisaje actual, característico de nuestro país.

fuente: Nota preparada por Nicolás Brizuela y Sofía López, estudiantes de geología de la Universidad de Chile.

#SCH_Temuco

 

PorCentral de Temuco

Fuertes movimientos del mar: ¿cuándo una ola pasa a ser tsunami?

Hasta hace algunos años atrás, en los países de habla hispana se utilizaba la palabra maremoto para designar cualquier evento en que el mar penetraba hacia las costas de continentes e islas en forma violenta; hoy, además, se utiliza la palabra tsunami, acuñada por la comunidad científica a mediados del siglo XX con el fin de tener un vocablo que les permitiera ponerse de acuerdo en sus reuniones y escritos académicos sobre este tipo de fenómeno.
Japón fue el primer país del mundo en asignar un nombre a estas olas gigantescas, llamándolas tsunami, término que utilizan desde el año 600 d. C. este vocablo proviene de “tsu”, que indica bahía o puerto, y “nami”, que significa ola.


Los tsunamis son una serie de olas que se originan principalmente en el mar, debido a una causa externa que impulsa y desplaza verticalmente la columna de agua, formando un tren de ondas largas en un “periodo” que va desde varios minutos hasta una hora. Estas olas o tren de olas se propagan a gran velocidad en todas direcciones desde su origen hasta las costas. Al llegar a ellas alcanzan grandes alturas y descargan su energía en la tierra, produciendo inundaciones y cambios en la fisonomía del terreno debido a erosión. Al afectar asentamientos humanos costeros pueden causar una gran destrucción, con pérdida de vidas y daños materiales.


En forma simple, se puede decir que los tsunamis son olas enormes en la costa, con longitudes de onda de hasta 100 km y que viajan a velocidades de 700 a 1000 km/h en el océano abierto. En alta mar, la altura de la ola es pequeña, incluso imperceptible para embarcaciones de todo tipo, pero cuando llegan a la costa, al rodar sobre el fondo marino, pueden sobrepasar los 30 metros. El tsunami está formado por varias olas que llegan separas entre sí por unos 15 a 20 minutos. La primera no suele ser la más alta, sino que es muy parecida a las normales. Después se produce un impresionante descenso del nivel del mar, seguido por la primera ola gigantesca y a continuación por varias más. La falsa seguridad que suele dar el descenso del nivel del mar ha ocasionado muchas víctimas entre las personas que, imprudentemente, se acercan por curiosidad u otros motivos a la línea de costa.

Fórmula de velocidad de un tsunami (m/s):  (9.8 m/s2 * profundidad (metros))

Editor: Central Temuco.

PorAdministrador Sismología Chile

El terremoto de Perú se percibió en el Archipiélago de Juan Fernández

Antes de comenzar a leer esta nota, es importante añadir que esta noticia está en pleno desarrollo, lo que se añade en el texto es por ahora la conclusión más probable pero que aún no ha sido confirmada por lo que puede estar sujeta a modificaciones. 

Múltiples reportes de percepción fueron recibidos por nuestro equipo el día domingo 14 de Enero entre las 06 y 07 de la madrugada, horario que coincide con el terremoto de Perú que alcanzó una magnitud de 7.1Mw y dejó una persona fallecida.

De acuerdo a la información proporcionada por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, el 14 de Enero a las 06:18:45 horas (horario de Chile) se produjo un terremoto de magnitud 7.1Mw (magnitud de momento) en la costa de Perú, específicamente a 40 kilómetros al Sur-suroeste de Acari, Departamento de Arequipa, Perú; con una profundidad de 36.3 kilómetros [1].

En el momento que ocurrió el sismo, llegaron múltiples reportes de percepción en diversas áreas de Perú, incluyendo algunas comunas del norte de Chile pertenecientes a la Región de Arica y Parinacota y a la Región de Tarapacá. La expectación se enfocaba tanto en el cálculo definitivo de la magnitud del sismo, como en la posibilidad de tsunami y los daños provocados por el evento.

Poco a poco, la información se fue actualizando, la magnitud final de cifró en 7.0Mw, el tsunami fue en realidad de tipo instrumental (registrado en Perú y Chile), y los daños a pesar de ser significativos en algunos lugares solo una persona resultó fallecida de acuerdo a reportes oficiales [2].

Sin embargo, no fue hasta el Martes cuando muchos seguidores enviaron correos a nuestra página, informándonos que el día Domingo ocurrió un sismo en el Archipiélago de Juan Fernández, específicamente en la Isla Robinson Crusoe (unos 674 kilómetros al Oeste-suroeste de Valparaíso) y que debido a la expectación generada por el terremoto de Perú, nadie les dio una respuesta. En ese mismo momento, comenzamos a indagar en las estaciones instaladas en la Región de Valparaíso, centrándonos específicamente con la ubicada en Juan Fernández, en ese mismo momento nos percatamos que a las 06:42 horas (horario de Chile) se detectó un sismo de corta duración y elevada amplitud (características similares a la de un sismo local).

La distancia entre el terremoto de Perú y el Archipiélago de Juan Fernández es de más de 2000 kilómetros (por @ALomaxNet vía Twitter).

Cuando intentamos descifrar las ondas y fases del sismo, se nos hizo muy complicado, prácticamente imposible, no había nada consistente como una “onda P” y/o una “onda S” por lo que no pudimos calcular con éxito un epicentro ni una magnitud. El supuesto sismo se produjo cerca de 22 minutos después del terremoto principal por lo que nos hacía pensar que en realidad podrían ser parte de las ondas que habían arribado a la estación a raíz del terremoto en Perú.

Supuesto sismo en Juan Fernández (onda T ampliada)

Es por eso que revisamos otro sismo ocurrido en el área cercana y comprobar si en ese caso había sucedido lo mismo. El terremoto revisado fue un 6.4Mw que se produjo a las 23:05:19 horas del 17 de Julio de 2017 (horario de Chile) a 101 kilómetros al Oeste-noroeste de Camana, también en la costa de Perú. [3] El resultado fue muy similar, se detectó un “sismo” con una alta amplitud y corto cerca de 22 minutos después del terremoto por lo que la conclusión fue: el terremoto detectado en la estación fue una onda del terremoto de Perú.

En la imagen superior se ve el sismograma del terremoto del domingo (7.1Mw) y abajo el sismograma del terremoto de Julio de 2017 (6.4Mw).

Pero ahí no finalizaban las dudas: ¿qué tipo de onda fue la que arribó a la estación? ¿ese fue el sismo que se percibió en la isla?

Comencemos con la primera pregunta, lo que llegó a la estación fue en realidad una “onda T”, esta onda, que para algunos es bastante extraña ya que solo están acostumbrados a escuchar la onda P y S; en en realidad una onda acústica submarina generada por un terremoto, estas se propagan por un canal llamado SOFAR (Sound Fixing And Ranging o en español: corrección de sonido y rango) de velocidad de sonido mínima actuando como guía de ondas para la energía acústica en los océanos del mundo. Esta onda se genera en el límite del agua con la roca del lecho marino. Las ondas sísmicas que llegan al fondo marino desde abajo generan una onda acústica en el agua que luego irradia hacia afuera desde ese punto hasta llegar a una estación, estas ondas tienen una ruta especial lo que las hace menos atenuadas y por tanto, las más lentas que la onda P, [4] en este caso la onda comenzó desde el epicentro y se expandió por todo el Océano Pacífico hasta llegar al Archipiélago de Juan Fernández. De acuerdo a nuestros cálculos la onda tardó 1362.6 segundos en avanzar 2028.55 kilómetros, es decir, tuvo una velocidad promedio de 1.49 kilómetros por segundo.

Sismograma de Juan Fernández detectando el terremoto de Perú, se observan las ondas P, S y T.

En relación a la segunda pregunta, el horario en que llegó la onda coincide plenamente con los reportes entregados por los isleños, además, hay que considerar que las amplitudes del sismo fueron demasiado altas, tanto así que en términos de aceleración superaron a la de Arica, es decir, en el Archipiélago las intensidades pudieron ser similares e incluso mayores a las percibidas en el norte del país. De acuerdo a lo estimado por las aceleraciones y los reportes, el sismo percibido alcanzó intensidades entre los III a IV en la escala de Mercalli. [5]

Aceleración que alcanzó el sismo fue de aproximadamente 0.3%g (por @sebacarquake vía Twitter).

Este fenómeno había ocurrido en ocasiones anteriores, en el mismo Perú-Juan Fernández (pero sin reportes de percepción en este último); en California-Hawái en el año 1955; Alaska-Hawái en 1958; Indonesia-Zanzibar en 2004 [6]; Tonga-Thaití en 1977 [7]; en Nueva Zelanda-Australia en 2013 [8], entre otros. Los casos son muy aislados, sin embargo, en esta ocasión no deja de impresionar lo sucedido.

Fenómeno similar ocurrió con un sismo de 5.8Mw en Nueva Zelanda detectando las 3 ondas en la costa este de Australia.

A pesar de todos estos datos recabados, es necesario aún más datos y reportes para confirmar la situación.

Referencias

  1. Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS). M 7.1 – 40km SSW of Acari, Peru (en inglés). Disponible en: https://earthquake.usgs.gov/earthquakes/eventpage/us2000cjfy#executive.
  2. El Comercio (Perú). Sismo en Arequipa cobró su segunda víctima mortal. Disponible en: https://elcomercio.pe/peru/arequipa/sismo-arequipa-cobro-segunda-victima-mortal-noticia-489448.
  3. Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS). M 6.4 – 101km WNW of Camana, Peru (en inglés). Disponible en: https://earthquake.usgs.gov/earthquakes/eventpage/us20009x7r#executive.
  4. Emile A. Okal.  Avances en geofísica (en inglés). La generación de ondas T por terremotos. Volumen 49, página 1-45 [2008]. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S006526870749001X.
  5. Wikipedia. Aceleración máxima del terreno (en inglés). Correlación con la escala Mercalli. Disponible en: https://en.wikipedia.org/wiki/Peak_ground_acceleration#Correlation_with_the_Mercalli_scale.
  6. Emile A. Okal. Ondas T (en inglés). Página 1422. Disponible en: http://www.earth.northwestern.edu/people/emile/PDF/EAO212.pdf.
  7. Emile A. Okal. La generación de ondas T por terremotos (en inglés). Página 1-65. Disponible en: http://www.earth.northwestern.edu/people/emile/PDF/EAO169.pdf.
  8. Physics Forums. Ondas sísmicas T (en inglés). Disponible en: https://www.physicsforums.com/threads/seismic-t-waves.729045/.

Agradecimientos

  1. Anthony Lomax (Twitter: @ALomaxNet).
  2. Joaquín Vásquez (Twitter: @JoaquinVM).
  3. Sebastián Carrasco (Twitter: @sebacarquake).
PorCentral de Puente Alto

¿Cuáles son las consecuencias si todas las personas del mundo saltarían al mismo tiempo?

Actualmente, en el planeta tierra viven aproximadamente 7,3 mil millones de personas, y la población sigue su crecimiento diariamente. Muchos podrían pensar que los movimientos rutinarios como caminar o saltar, no afectan al planeta, pero en realidad sí.

Paul Sutter, astrofísico de la Universidad Estatal de Ohio, y Mark Boslough, del Laboratorio Nacional Sandia fueron los encargados de explicar las consecuencias que esta situación hipotética podría tener.

Primero, plantearon que para que el experimento resultara mejor, todos tendríamos que reunirnos en un mismo lugar. En este caso, dieron como ejemplo Nueva York: esta ciudad estadounidense puede albergar a 7,3 mil millones de personas (aunque estaríamos todos muy apretados).

Luego, todos tendríamos que realizar un salto coordinado, elevándonos 30 centímetros en el aire.

De esta forma en cuanto tocásemos el suelo nuevamente, se liberaría demasiada energía. Una parte de ésta sería absorbida por nuestros zapatos, pero el resto se disiparía en el ambiente, ocasionando lo siguiente:

1- Se escucharía un gran ruido que podría alcanzar los 200 decíbeles y nos podría dejar sordos, pues dañaría los tímpanos de modo irreparable.

2- Ocasionaría un sismo. No es posible calcular la magnitud exacta, pero se puede estimar que en magnitud sería de los 4 a los 8 grados en la magnitud de momento, es decir, desde un simple sismo hasta un fuerte terremoto.

3- Si estuviésemos cerca del mar, también podría provocar un tsunami.

Imagen referencial

Más allá de eso, no tendría otras repercusiones sobre el planeta ni el espacio. Es decir, si pensabas que esta acción podría provocar alguna modificación sobre la órbita o eje de rotación de la tierra … no, no es cierto.

PorAdministrador Sismología Chile

Los dos peores meses con intensos sismos en Irán

Sin duda que estos dos últimos meses han sido los más terribles para los iraníes, 10 terremotos han matado a 633 personas y lesionado a otras 8864.

La “pesadilla” comenzó con el peor de las tragedias, el 12 de Noviembre a las 15:18:17 horas (horario de Chile) se produjo un intenso terremoto de magnitud 7.3Mw con epicentro a 30 kilómetros al Sur de Halabjah, Provincia de Kermanshah; con una profundidad de 19 kilómetros y una intensidad máxima de VIII Mercalli. El evento telúrico produjo una gran cantidad de daños, muchas estructuras quedaron totalmente en el suelo, se contabilizaron 630 personas fallecidas (620 en Irán y 10 en Irak); 8435 lesionadas y más de 70000 quedaron sin hogar, es considerado como el terremoto más mortífero del 2017.

El 23 de Noviembre a las 19:30:50 horas (horario de Chile) otro sismo se produjo en Irán, la magnitud de este evento fue de 4.4Mb con epicentro a 22 kilómetros al Sur-suroeste de Borujerd, Provincia de Lorestan; con profundidad de 10 kilómetros y una intensidad máxima de V Mercalli. Medios locales reportaron que 36 personas resultaron lesionadas. Cabe señalar que este sismo no tiene ninguna relación con el anterior, localizado a 285 kilómetros al noroeste de este terremoto.

En Diciembre el panorama no es muy diferente, a solo 28 minutos del primer día del mes (horario de Chile) se produce un sismo de 6.1Mw a 55 kilómetros al Nor-noreste de Kerman, Provincia homónima; con una profundidad de 9 kilómetros y una intensidad máxima de VII Mercalli. Reportaron 51 personas heridas y varios daños en infraestructura. Este sismo tampoco está relacionado directamente con ninguno de los 2 anteriores, está localizado a 1159 kilómetros del terremoto de 7.3Mw y a 882 kilómetros del sismo de 4.4Mb.

El 5 del mismo mes se produjeron 2 sismos más separados por 1050 kilómetros, ninguno de los dos eventos está relacionado con los 3 anteriores. El primero de ellos se produjo a las 04:26:47 horas (horario de Chile), tuvo una magnitud de 4.9Mb con epicentro a 122 kilómetros al Sur-suroeste de Firuzabad, Provincia de Bushehr; con una profundidad de 41 kilómetros y una intensidad máxima de IV a V Mercalli. El sismo produjo algunos daños en edificios y lesionó a 11 personas. Un rato después, a las 12:27:15 horas (horario de Chile) un sismo de 4.8Mb ocurrió  a 4 kilómetros al Este de Langerud, Provincia de Gilan; con una profundidad de 10 kilómetros y una intensidad máxima de V Mercalli. Este movimiento telúrico produjo daños parciales como grietas en unidades residenciales pero no daños estructurales; 30 personas resultaron lesionadas.

El 8 de Diciembre otros 2 sismos más se produjeron en el país, aunque esta vez si están relacionados entre ellos y con el sismo de 6.1Mw del 30 de Noviembre. El primer sismo ocurrió a las 05:43:18 horas (horario de Chile) con una magnitud de 5.9Mw, epicentro a 56 kilómetros al Nor-noreste de Kerman, con una profundidad de 10 kilómetros y una intensidad máxima de VII Mercalli. Se produjeron daños leves pero 29 personas resultaron lesionados. El segundo evento fue de 6.0Mw, se produjo a las 18:41:31 horas (horario de Chile) a 64 kilómetros al Nor-noreste de Kerman, con una profundidad de 10 kilómetros y una intensidad máxima de VIII Mercalli. Algunas estructuras cayeron debido a que habían resultado debilitadas con el sismo anterior, se constataron 58 personas lesionadas.

El 20 de Diciembre a las 16:57:37 horas (horario de Chile), se produjo un sismo de 4.9Mb localizado a 2 kilómetros al Oeste-suroeste de Malard, Provincia de Tehran; con una profundidad de 10 kilómetros y una intensidad máxima de V Mercalli. El terremoto causó pánico generalizado, mató a 2 personas y dejó lesionados a otras 97 personas. Este sismo no está relacionado con ninguno de los 7 anteriores.

Este informe se publicó el día 21 de Diciembre, sin embargo, se ha tenido que seguir actualizando debido a que la situación trágica en la zona aún continúa.

El mismo día 21 a las 14:04:36 horas se produjo un sismo de 5.2Mb a 51 kilómetros al Oeste-noroeste de Ravar, Provincia de Kerman; con una profundidad de 10 kilómetros y una intensidad máxima de V Mercalli. El sismo parece ser una réplica del terremoto de 6.1Mw del 30 de Noviembre, destruyó 300 casas y dejó heridas a cerca de 42 personas.

El 26 de Diciembre a las 18:24:33 horas (horario de Chile) un sismo de 4.0Mb se produjo a 7 kilómetros al Oeste-noroeste de Malard, Provincia de Tehran; con una profundidad de 10 kilómetros y una intensidad máxima de V Mercalli. Este evento telúrico puede estar relacionado con el sismo de 4.9Mb del 20 de Diciembre. Produjo daños en muchas estructuras, dejó lesionadas a 75 personas y una falleció producto de un ataque cardíaco.

La mayoría de los sismos no están relacionados uno con otro, parece ser una “mala coincidencia”. Nos hace un llamado a estar preparados y que en cualquier momento los sismos pueden afectar a un país, en este caso Irán es una gran víctima del alcance que pueden tener, sin duda que han sido unas semanas no muy agradables para finalizar el año. El pánico se apodera del país cuando estamos a solo días de terminar el año.

Los parámetros de los sismos fueron extraídos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

PorCentral de Temuco

Sismo en Valparaíso en Agosto de 1906 y su “mito de predicción”

Exactamente el 16 de agosto de 1906 a eso de las 19:55 hora local ocurrió un fuerte sismo en que sacudió principalmente a la ciudad de Valparaíso, su epicentro tuvo lugar en las costas de Valparaíso, (sismo interplaca: ocurre en donde están en contacto las placas que convergen), a una profundidad de 25 km y tuvo una magnitud de 8,2 Mww (energía liberada), sin embargo, en la escala de Mercalli tuvo una intensidad de IX (percepción del sismo), por lo que fue muy catastrófico.
Pero, ¿qué es eso del mito de la predicción?
Como antecedente de este sismo sin duda el que surge primero al hablar de él es su mito de la presunta “predicción”, efectivamente, existió un “pronostico” realizado por el entonces Jefe de la Sección de Meteorología de la Armada de Chile, Capitán de Corbeta Arturo Middleton Cruz, el 6 de agosto de 1906, basándose en ideas astrológicas de Alfred Jopling Cooper.
El 6 de enero de 2013 se publicó en Alemania un trabajo donde se abordó esta leyenda, por primera vez desde el punto de vista histórico y científico, enfoques hasta ahora inexistentes sobre lo escrito al respecto.
Esta investigación Mostró en el preliminar del 2013 que el asunto de la predicción no es más que una historia tergiversada, que fue y sigue siendo mal contada, omitiendo una gran cantidad de hechos y publicaciones. En particular, han hablado de la supuesta “Teoría de Cooper”, algo que nunca existió, ya que las ideas de Cooper solo fueron un montón de disparates enredados.
En esta investigación (2013) además se señaló “los hechos encontrados bajo el mito nos hacen meditar sobre otras realidades, como por ejemplo sobre los nuevos profetas que existen en la actualidad, sobre la desinformación que producen algunos medios de comunicación, y también acerca de la necesidad y sobre todo la responsabilidad que tenemos en reflexionar más, antes de creer rápidamente las historias que nos cuentan”.
En el 2015 se terminó la investigación y se señaló “El estudio de la ocurrencia de los eventos geológicos es un asunto que le compete a la ciencia. Por lo tanto, uno de los objetivos del presente volumen, es advertir acerca del cuidado que se debe tener al pretender formarse una opinión sobre estos temas a través de lo publicado por la prensa, historiadores o fuentes académicas que no poseen conocimientos de ciencia ni la prudencia de escribir en colaboración o con un asesoramiento adecuado”. Y en efecto, en la obra el autor muestra una serie de referencias científica e históricamente incorrectas, publicadas entre 1901 y 2015.

Fuente de investigación: Giordano, José Luis (2013). La predicción del terremoto de 1906, ¿ciencia o fantasía? Una aproximación a la historia perdida bajo la leyenda del Capitán Middleton.

PorCentral de Temuco

Efemérides: Terremoto de Valdivia de 1575

Un 16 de diciembre, hace 440 años, un sismo magnitud 8.5 seguido por un tsunami afectó la ciudad de Valdivia. El sismo ocurrió a las 14.30 hrs, y sus coordenadas epicentrales fueron -39.800 Latitud y -73.200 Longitud. Para los sismólogos la importancia de este sismo radica en “que es uno de los primeros megaterremotos reportados (de forma escrita) en Chile. Genero importantes daños en la infraestructura local de la época y un tsunami destructor, con características similares a las observadas durante el megaterremoto de 1960″, explica Mario Pardo, subdirector del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile.

 

EFEMÉRIDES SÍSMICAS: TERREMOTO DE VALDIVIA 1575

 

DESCRIPCIONES DEL GRAN TERREMOTO:

1575, Diciembre 16, 3:00 p.m., aproximadamente. Primer Terremoto de Valdivia. Los Territorios Indios al sur del Río Bío Bío consistían en cinco puestos fronterizos: Imperial, Valdivia, Villarrica, Osorno y Castro. Los cinco quedaron reducidos a ruinas por el gran terremoto de 1575. Según informaciones del Gobernador de Valdivia y el Gobernador de Chile, hubo en Valdivia más de 20 muertos, un número enorme si se considera la naturaleza y el tamaño de la población. Se abrieron grietas y rajaduras en el suelo durante el temblor principal y algunas de las réplicas más fuertes. El tsunami azotó a Valdivia poco después del terremoto, ‘mientras la tierra continuaba temblando todavía’, es decir, durante las réplicas iniciales. Una gran olada en el Río Valdivia fue descrita así: ‘La tierra seguía temblando después de un cuarto de hora cuando se observó algo insólito en el gran río donde los vapores entran ordinariamente sin peligro: en determinado sitio las aguas se partieron, corriendo unas hacia el mar y las otras río arriba y dejando el fondo descubierto de modo que se podían divisar las piedras del lecho’. Montessus de Ballore encuentra esto ‘difícil de creer’, pero el fenómeno se repitió en el mismo lugar y en la misma forma el 22 de mayo de 1960.

El tsunami causó enorme destrucción a lo largo de toda la costa del sur de Chile hasta Concepción, donde las amplitudes decrecieron demasiado para causar daños. Se ahogaron aproximadamente 100 indios en las costas de La Imperial, al norte de Valdivia, donde existen poblados indios aún hoy. Grandes derrumbes de tierra obstruyeron la salida del Lago Riñihue. Estos derrumbes causaron rebalses a fines de abril de 1576, ahogándose más de 1200 indios y mucho ganado a consecuencia de la inundación, pero la población de Valdivia se salvó gracias a las previsiones del Comandante, quien había hecho evacuar con anticipación todas las casas situadas en lugares bajos.

La descripción y extensión de los daños del terremoto y el tsunami concuerdan de cerca con los efectos observados el 22 de mayo de 1960. La magnitud calculada es de 8 ½.

Fuente:  Geofísica Panamericana (1971), el capítulo Grandes Terremotos y Tsunamis en Chile escrito por el Dr. Cinna Lomnitz.

existen otras descripciones como la  Carta del Cabildo de Nueva Imperial al licenciado M.Calderón, en la cual se describen los daños provocados por este sismo, daños en ciudades como Villarrica, Osorno y Valdivia (Publicada en: Colección de Documentos Inéditos para la Historia de Chile, Segunda Serie, vol. II 1573-1580, Fondo Histórico y Bibliográfico J.T. Medina, Santiago, 1957, pp.217-219).

además de una carta de Pedro Feyjó al licenciado M. Calderón, fechada en Valdivia el 28 de diciembre de 1575, en la cual se describe el sismo así:

Ilustre Señor. El viernes pasado que fueron 16 de éste, dos horas antes que anocheciese tembló la tierra en esta ciudad y hubo un terremoto que creo yo jamás tal se ha visto, fue de suerte que ninguna casa, iglesia ni monasterio quedó en pie que dentro de un cuarto de hora no se arrasase todo por el suelo, algunas gentes murieron, aunque según ello fue yo pensé que todos íbamos, porque no hubo hombre que se pudiera tener en pie, abriose la tierra en tanta manera que parecía que a todos nos quería tragar, el río grande de esta ciudad en lugar de correr hacia el mar corría hacia arriba con tanto ímpetu que no he visto yo correrle hacia abajo por ninguna parte tan recio, fue Nuestro Señor servido que la laguna donde manaba cayese un cerro sobre la boca del desaguadero y lo tapó de tal suerte que no corre agua por el río. Dos navíos que estaban en este puerto para el Perú casi despachados, aunque se halló en ellos mucha gente de marineros que los cargaban de madera, no pudieron remediarlos, que entrambos se perdieron (…). Los indios no han querido venir a servir al puerto por miedo de la mar, que dicen los ha de comer a todos y aquí se ha hecho por cierto que el repartimiento de doña Esperanza, que estaba junto al mar, se le han ahogado mas de mil ánimas (…) y en esta ciudad nos velamos (…) no se suelte la laguna toda el agua de golpe y nos ahogue aquí a todos. Lo mismo que digo de esta ciudad hay que decir de la Imperial, la Rica y Osorno, que todas quedaron sin ningún edificio.

 

IMPORTANCIA DEL REGISTRO DE ESTOS EVENTOS:

Es de vital importancia para la Sismologia contar el registro de este tipo, ya que conlleva a un estudio más amplio de sismos en el territorio nacional, se puede pensar que eventos sísmicos pueden llegar a ser cíclicos y ocurrir con un periodo repetido de tiempo, en el caso de la zona sur de nuestro país, algunos expertos afirman que los terremotos grandes tienden a repetirse cada cierto tiempo, sin embargo el registro no es tan “amplio” y por ende no permite generar un buen estudio y contemplar una buena evidencia.

LO QUE OBSERVAMOS HOY EN DÍA DEBIÓ OCURRIR DE LA MISMA FORMA EN EL PASADO ¿ QUE DICE LA GEOLOGÍA DE ESTO ?

UNIFORMISMO: En filosofía de la ciencia, es el principio según el cual los procesos naturales que actuaron en el pasado son los mismos que actúan en el presente y con la misma intensidad.

este cambio en el pensamiento y entendimiento de los procesos que actúan en el planeta tierra, dio paso a la Geología Moderna, El uniformismo hunde sus raíces filosóficas en la antigüedad, pero fue refinado y popularizado por científicos británicos de los siglos XVIII y XIX.

impulsor de esta nueva filosofía y entendimientos de los procesos geológicos fue James Hutton, el cual es conocido como “El padre de la Geología moderna”.

      James Hutton  fue un geólogo, médico, naturalista, químico y granjero experimental escocés.

 

Fuente: Centro Sismológico Nacional (CSN).

 

 

 

 

PorCentral de Temuco

Investigación señala que Valparaíso vivió un “terremoto lento” en abril de 2017

Una investigación publicada en la revista Geophysical Research Letters, que contó con datos y la participación de integrantes del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile, plantea que en abril de 2017, la Región de Valparaíso experimentó una secuencia de temblores precursores acompañados de un movimiento asísmico que los expertos han denominado como “terremoto lento”.

Entre el 22 y el 24 de abril de 2017, en la Región de Valparaíso se percibió una secuencia de movimientos sísmicos que finalizó con un terremoto magnitud 6.9 Mw (magnitud de momento), en vez de un enjambre o una secuencia de movimientos telúricos aislados, en abril de 2017 hubo además un terremoto lento, un evento que se desarrolló en un periodo extendido de tiempo, los terremotos lentos, a comparación de los terremotos comunes, tienden a liberar toda la energía acumulada en varios días, y no en segundos.

Gracias a los datos GNSS  recopilados por el CSN, los investigadores pudieron observar que esta sismicidad estuvo asociada a un movimiento lento de las placas que aceleró en su fase final cuando sucedió el terremoto principal.

El investigador principal del estudio, el profesor del Departamento de Geofísica, Sergio Ruiz, explica que en varios terremotos se ha observado que la fase de nucleación previa a ellos está asociada a estos movimientos lentos. “Entonces, si uno lograra entender el proceso que está involucrado en estas señales, se podría tener luces sobre cuáles son los causas que gatillan estos terremotos de gran magnitud. En la mayoría de los terremotos en Chile existe una sismicidad precursora. Lo que nosotros tratamos de entender es si existe un fenómeno físico que controla eso”, precisa.

Esta comprobación que el de Valparaíso fue un terremoto lento se obtuvo gracias a la mejor instrumentación con que cuenta hoy el país, destacan los investigadores. Si ese comportamiento de placas se repitiera en todos los sismos, en el futuro se podría generar un modelo físico que permitiría entender qué es lo que gatillan los terremotos, proyectan.

Esta secuencia fue caracterizada por una fase de nucleación o precursora que correspondió a un movimiento lento que duró entre tres a cuatro días, acompañado de un enjambre sísmico, y posteriormente se produjo el terremoto que rompió un área de unos 10 km de radio”, indica el académico de la Universidad de Chile.

Juan Carlos Báez, geodesta del CSN, y uno de los co-investigadores del estudio, explica por su parte que “es interesante ver que un deslizamiento lento no es captado por otro tipo de sensores, sino sólo por GNSS. Ahora bien, si consideramos el desplazamiento de 1,35 cm ocasionado por este evento lento, podríamos deducir que este mismo desplazamiento sería generado por un evento de magnitud 6.6. Este mismo fenómeno ya ha sido observado en otras zonas de Chile, por ejemplo en el terremoto de Iquique Mw 8,2 en 2014”.

El geodesta recuerda que la placa Nazca se mueve a una velocidad media de 7 cm/año en dirección Este, lo que genera una compresión en la placa Sudamericana, la cual se contrae en el periodo inter-sísmico (entre terremotos) durante décadas.

“Esta presión es liberada de forma inversa en algunos segundos durante el terremoto. Ahora bien, en el caso de un sismo lento, estos desplazamientos inversos se producen en días, en este caso, acompañados por poca actividad sísmica, o generalmente de menor magnitud. Lo que hemos observado es que el desplazamiento lento culmina generalmente con un evento mayor, en este caso el sismo 6,9 Mw”, agrega Báez.

La investigación fue desarrollada en conjunto con el Institut de Physique du Globe y Ecole Normale Superieure de París, Francia y el Massachusetts Institute of Technology MIT de los Estados Unidos, entre otras instituciones. De parte de nuestro país, la lideró el profesor Sergio Ruiz del Departamento de Geofísica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, quien contó con la colaboración de los expertos del Centro Sismológico Nacional Juan Carlos Báez, Bertrand Potin, Felipe Leyton y Francisco del Campo.

Figura 1. Sismicidad detectada desde el 1 de enero de 2017 hasta el 12 de mayo de 2017. La mayor concentración de terremotos entre latitud -33.0 ° y -72.2 ° corresponde a Secuencia de Valparaíso 2017 Los triángulos invertidos marcan los instrumentos sismológicos utilizados en este trabajo: negro corresponde a estaciones multiparamétricas permanentes y verde corresponde a estaciones temporales de banda ancha desplegadas por nuestro grupo y CSN (National Sismological Centro de la Universidad de Chile). Las barras verticales muestran aproximadamente la longitud de ruptura de
los últimos terremotos intercalados ocurrieron en la zona y las líneas discontinuas están asociadas a las rupturas de mega-empuje de 2010 y 1730. Los nombres de código indican las antenas de GPS más cercanas a los terremotos de Valparaíso. Topografía de Ryan et al. (2009).

Figura 2. Mecanismo focal de terremotos mayores de magnitud 3.5 y sismicidad de Valparaíso 2017.

A) La sismicidad comenzó a 31.10 ° S y, luego del mainshock, migró hacia el sur a 32.30 ° S. Todos los mecanismos focales corresponden a fallas inversas.

B) Perfil a lo largo de la línea segmentada que se muestra en la Figura A, los puntos indican la posición del centroide. En A y Bla barra de color sigue la evolución del tiempo de sismicidad, la escala está en el medio.

C) Tiempo de tiempo evolución de la sismicidad detectada en este trabajo, del 22 de abril al 12 de mayo,la sismicidad del 1 de enero se muestra en la figura S6. Los puntos son terremotos regulares, mientras que los cuadrados son repetidos terremotos.

fuente:  Nucleation Phase and Dynamic Inversion of the Mw 6.9 Valparaíso 2017 Earthquake in Central Chile (S. Ruiz, F. Aden-Antoniow, J. C. Baez, C. Otarola, B. Potin, F. del Campo, P. Poli, C. Flores, C. Satriano, F. Leyton, R. Madariaga, P. Bernard)

PorCentral de Coquimbo

Japón dona a Chile un simulador sísmico móvil

Esta mañana el director de la Oficina nacional de emergencias (ONEMI) Ricardo Toro, junto al embajador de Japón en Chile, Yoshinobu Hiraishi, presentaron el simulador sísmico móvil que fue donado por ese país. El objetivo de este regalo es fortalecer la preparación de las comunidades y fomentar una cultura preventiva, en el marco de las celebraciones de los 120 años de relaciones entre ambos países.

Cuyo simulador sísmico móvil compone una serie de movimientos, como movimientos horizontales y verticales y la forma de operación es manual y automática.

En la primera se puede elegir el tiempo de duración, tipo de movimiento y magnitud; en la segunda, tiene cargado siete sismos con sus magnitudes, los que han sido elegidos como los más representativos y recientes que han sacudido al país: Terremoto de Valparaíso (1985), Terremoto de Punitaqui (1997), Terremoto de Huara (2005), Terremoto de Tocopilla (2007), Terremoto de Cauquenes (2010), Terremoto de Iquique (2014) y Terremoto de Coquimbo (2015).

 (Imagen del Camión)